Habitantes del mar

Desafiantes personajes donostiarras se sumergen todos los días del año en la playa de la Concha.
Este vínculo con el Mar es una cita diaria convertida en  tradición.